Pandemia. Término que dio un sorpresivo giro a nuestras vidas; que alteró repentinamente las actividades familiares, sociales, educativas, culturales; que puso a prueba la capacidad de respuesta de las instituciones políticas, sanitarias, económicas; y obligó a poner en la balanza nuestra relación con la salud, con la otredad y los otros, con las nuevas tecnologías y con el medio ambiente. La humanidad ha enfrentado, por primera vez en su historia, un problema común y, a pesar de algunas diferencias regionales específicas, el virus SARS-CoV-2 se convirtió en un reto global, involucrando a todos los sectores de la sociedad.

Como las demás instituciones, los museos también se vieron afectados ante esta nueva realidad. Casi todos los museos tuvieron que cerrar sus puertas. Estudios recientes del Consejo Internacional de Museos (ICOM) han vaticinado que muchos de ellos cerrarán permanentemente. Algunos, abrirán con menos personal, reduciendo actividades; otros, tendrán que fusionar espacios, colecciones, actividades y empleados; otros más, tendrán que reinventarse para mantenerse activos. Lo que no deja lugar a dudas, es que todos deben usar las nuevas tecnologías y crear redes físicas y digitales para mejorar tanto los servicios al público, como los inherentes a la labor museal.

Esta situación llevó a proponer el actual número de Más Museos Revista Digital, pensado como número especial por estar dedicado al impacto de la pandemia en nuestros museos, tanto universitarios como de cualquier otro tipo, así como sus efectos a mediano y largo plazo, y los posibles caminos hacia el futuro. Se respetan las mismas secciones de los números anteriores. Pero, en virtud de la importancia del tema, en esta ocasión abrimos la convocatoria a personas interesadas en narrar sus experiencias e impresiones y en comentar de viva voz sus vivencias durante la pandemia. Como resultado, obtuvimos aportaciones que se refieren a la UNAM, a museos del interior de la República y de varios países de Latinoamérica.

La sección de Análisis contiene cinco trabajos que abordan varias problemáticas que han enfrentado los museos y sugieren algunas alternativas para solucionarlos. En “Los museos ante el cambio de paradigma”, Laura Adriana González Eguiarte expone la situación general de los museos previo a la pandemia y las afectaciones que la contingencia sanitaria ha tenido en este sector. Relata la experiencia particular del Museo Soumaya y su estrategia de seguridad y difusión para paliar las consecuencias del confinamiento. Finalmente, especula acerca del futuro de los museos y propone que su supervivencia radica en un cambio de enfoque: de lo masivo a lo comunitario. Prevé el fin de las exposiciones taquilleras para dar paso a modelos de gestión más participativos y atentos a las necesidades particulares de los visitantes.

En “El museo como promesa de reconciliación”, Karla Evelia Chacón Mosqueda aprovecha la oportunidad de la próxima conmemoración de los 100 años de la fundación de la Secretaría de Educación Pública (SEP) y del nacimiento del muralismo mexicano para proponer la idea de un museo más igualitario donde no haya cabida para el racismo, el odio, la discriminación y la desigualdad. Un museo más comprometido socialmente, que ofrezca soluciones ante las diversas problemáticas políticas, económicas, sociales y culturales que aquejan a nuestra realidad. Un museo esperanzador en el que se respete toda forma de vida, donde sí es posible vivir en la igualdad aun dentro de tantas diferencias, que es lo que nos caracteriza como género humano.

En “Museos, acceso y mujeres ante una pandemia” Laisa Sarai López Álvarez y Daniel Augusto Aguilar Miranda abordan una problemática muy actual: la de la inclusión de las mujeres como constructoras de conocimiento, la historia y su papel como productoras de arte. Desde la nueva museología, donde se propone la idea de un museo abierto e inclusivo, sugieren abordar lo relacionado a las desigualdades y la exclusión. Para ello se recurre a una perspectiva interseccional, la cual permite develar cómo, además del género, las mujeres son afectadas por factores como la raza, la clase, la edad, la espiritualidad, la discapacidad, entre otros.

En “Quehaceres virtuales: sobre la pandemia y formas flexibles de armar una exposición de arte”, Ana Torres, Danna Cortés y Paula Vanegas plantean abordar la experiencia y el proceso de construcción de un espacio virtual para albergar los trabajos de grado de los artistas en formación del programa de Artes plásticas y visuales de la Universidad del Tolima, Colombia. La coyuntura de la COVID-19 que afectó al planeta entero, nos avocó a la virtualidad, puso a nuestros artistas en formación y al semillero de investigación implicado, en un proceso de percepción, identificación, interpretación y resignificación de lo que sería la construcción de una exposición virtual.

En “Museos de la UNAM y pandemia: caminos hacia el futuro”, Luisa Fernanda Rico presenta una panorámica de las diferencias y similitudes que prevalecen en los 25 museos de la UNAM, con miras a un regreso seguro a las actividades normales. Destaca las distintas administraciones, arquitecturas, ubicaciones, entornos, temáticas museográficas y personas involucradas en los museos, por lo que hay que promover el trabajo interdisciplinario, así como la implicación de los estudiantes en el cuidado y la promoción del patrimonio universitario.

En la sección Museos y Espacios Museográficos se da un lugar especial a la UNAM, por medio de una infografía que muestra la situación de sus museos en plena pandemia, resultado de una encuesta aplicada por Gabriela Guerra, secretaria técnica del Seminario Universitario de Museos y Espacios Museográficos (SUMyEM) en diciembre de 2020. La parte gráfica la tenemos gracias a la diseñadora Karen Antonio Aguirre, auxiliar del SUMyEM, quien contó con el apoyo de la futura arquitecta Daniela Morales Becerril. Las “Voces de los museos de la UNAM durante la pandemia” complementan esta parte por medio de las impresiones de los responsables de la Casa del Lago, del Centro Cultural Universitario Tlatelolco, el Museo de Geofísica, el Museo de Geología, el Museo de la Luz, el Museo del Palacio de la Escuela de Medicina, el Museo de la Mujer, el Museo Manuel Tolsá del Palacio de Minería, el MUCA Campus y el Museo Vida y Obra de Lázaro Cárdenas del Río, en Jiquilpan, Michoacán. En los siguientes números de Más Museos Revista Digital se presentarán las impresiones del resto de los museos de la UNAM.

A manera de bitácora de trabajo, Sandra Reyes Velasco nos narra las acciones realizadas durante la pandemia en “COVID-19: las adaptaciones, los retos y las permanencias en el MUSA”, importante espacio de la Universidad de Guadalajara, dedicado a las artes, mientras que el Equipo del Museo de las Constituciones de la UNAM destaca los pormenores para sacar adelante al museo. Esperamos que al compartir nuestras experiencias nos comprendamos y nos asombremos al unísono.

En la sección Prácticas y Testimonios se ofrecen aportaciones de distintos puntos de México y Latinoamérica. En “Museo Hospital de Clínicas-Paraguay. Reflexiones acerca de la pandemia por COVID-19 en el año 2020” el equipo de MCH destaca la importancia de la historia de la medicina paraguaya y el papel del museo durante la presente crisis. De Ecuador, Vanesa Lanas describe en “Museos, manos a la obra desde el encierro”, el miedo de la gente ante tanta incertidumbre y la urgencia del museo por readaptarse a la nueva situación diseñando nuevas actividades utilizando ahora las nuevas tecnologías. En sentido parecido Vianey Lara López destaca sus experiencias en el Centro Cultural Clavijero en Morelia, Michoacán y las estrategias para su reapertura. El Equipo del Papalote Museo del Niño de México, amplía la presencia del museo más allá de sus cuatro muros, con la propuesta “Papalote en casa. Una nueva comunidad para nuestro museo”, como fórmula para incrementar y diversificar sus públicos. Frente a los recursos limitados, Graciela Beauregard Solís sugiere aprovechar este periodo de aislamiento para repensar y actualizar al museo, en “Figúrate una nueva misión para el Parque-Museo de la Venta”, en Tabasco, a fin de que pueda abrirse otra vez con nuevos bríos. Ariadna Vargas Trejo y Jesús Adame Velázquez destacan la necesidad de pasar de la interacción física a la digital con los estudiantes de León, Guanajuato en “De cómo trascendimos a la virtualidad. Una experiencia en MiMuseo Universitario de La Salle”. También con énfasis en el uso de nuevas tecnologías se ofrecen como testimonios, dos videos realizados por jóvenes: “Contingencias. El museo contemporáneo y sus transiciones” de Héctor Eduardo Pacheco Chávez y “Uso de las apps para la difusión del trabajo museístico” de Karen Lizárraga Jáuregui con relación al patrimonio de la Universidad Autónoma del Estado de México.

Finalmente, en la sección Reseñas, Ana María Soler hace referencia a Senderos museográficos de la UNAM, publicación en formatos impreso y electrónico, que vio la luz recientemente. En ellas se destaca la creación y trayectoria de los distintos recintos universitarios dedicados a la exhibición, desde 1910 en que se funda la Universidad Nacional, hasta nuestros días.

Este periodo de confinamiento ha sido extremadamente difícil para amplios sectores de la sociedad. Pero los trabajos que aquí aparecen demuestran que el mundo no se detuvo, sino que continuó moviéndose a diferentes ritmos y con otras prioridades; más bien, para muchos, este ha sido un tiempo de análisis y reflexión, de cuestionamientos y actualizaciones, de proactividad y creación. A lo largo del tiempo, los museos han demostrado su gran capacidad de resiliencia y renovación. La actual situación no será la excepción. Seguramente se estrecharán lazos de colaboración entre profesionales e instituciones. Tal y como lo proponen los autores, se construirán nuevas redes de acción. Solo es cuestión de poner manos a la obra.