La voluntad humana se impone aún en los panoramas más desoladores. Hoy en un contexto inédito para la comunidad museística, cuando los museos más importantes del mundo y de México se encuentran cerrados por una pandemia, nuestra voluntad ha sido continuar desde este espacio virtual y cumplir con la misión que nos confiaron como universitarios: la UNAM no se detiene, trabajamos desde casa.

Hoy aún, cuando las salas de exhibición están vacías, cuando nadie transita la explanada del emblemático Museo de Louvre, nosotros no hemos perdido la voluntad de hablar del quehacer en los museos y de sus hacedores. En México, nuestra sede, Universum Museo de las Ciencias, cerró sus puertas al público el pasado 17 de marzo, como lo hicieron nuestros colegas de los veinticinco espacios museográficos y museos universitarios dependientes de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). En cuanto al sistema del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) y del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL), la suspensión de exposiciones en museos, espacios museográficos y zonas arqueológicas fue decretada días después, el 23 de marzo.

Al cierre de la presente edición, en China el panorama empieza a mejorar lentamente: el Museo de Arte Chino, el Power Station of Art y el Museo de Shanghai reanudaron sus actividades el 17 de marzo de 2020, sin rebasar el aforo máximo recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS): 500 personas. Antes de ingresar los visitantes, previa reservación, deben guardar la sana distancia, están obligados a usar cubrebocas y a presentar un código QR que les asigna el gobierno de su país: se trata de una tarjeta equivalente un código de salud que limita a los más vulnerables el ingreso a toda clase de actividades masivas.

Nuestra voluntad sigue alentada por esa tenue luz de esperanza que implica volver a salir del encierro, de la obscuridad. Nuestro objetivo, tal y como quedó asentado en el editorial de nuestro primer número, sigue siendo propiciar la reflexión sobre nuestras colecciones y museos con la participación de los profesionales y especialistas que lleven a recuperar la memoria museológica, contribuir a mejorar el trabajo en los museos, al mismo tiempo que deseamos establecer redes de colaboración y optimizar la visibilidad de los museos universitarios. Ha sido también nuestra voluntad la que nos ha impulsado a entregar en este panorama sombrío nuestro siguiente número que lleva por título “Museos Universitarios. Perspectivas”.

Esta vez dedicamos la sección de “Museos y Espacios Museográficos Universitarios” al Centro Cultural Universitario Tlatelolco, el Museo Universitario del Chopo, el Museo Experimental el Eco y la Casa del Lago. En la sección de “Análisis” publicamos “Las ciencias detrás de las vitrinas: Los procesos de la antropología y la arqueología”, a cargo de Blanca Cárdenas, Lilly González Cirimele y Jorge Carrandi, todos ellos entusiastas colaboradores del Seminario de Investigación Museológica (SIM), quienes participaron en un nuevo formato de discusión académica entre profesionales de museos conocido como grupos de reflexión museológica (grm). El citado artículo tiene como principal objetivo describir las cualidades de los grm, además de destacar el desarrollo y aportaciones de la primera edición (2016) centrada, específicamente, en las posibilidades de exhibición dinámica y novedosa al interior de los museos de antropología y arqueología.

De la autoría de Manuel Gándara, en este número publicamos “¿Existe realmente una museografía interactiva?”, artículo donde el autor discute dos aspectos generales. El primero, poner en claro las diferencias y similitudes entre los conceptos de interacción e interactividad, con la finalidad de dilucidar si existe o no una museografía interactiva. En la segunda parte este artículo presenta el neologismo de “usabilidad” para argumentar sobre la importancia de cuidar esta propiedad en los dispositivos interactivos y reflexionar si éstos contribuyen a promover la participación de los visitantes y una comunicación más “horizontal” en los museos.

El tercer texto que compone nuestra sección de “Análisis” fue escrito por Angélica Silva y lleva por título “Educar en el patrimonio a través de las aplicaciones móviles”. En él se estima que el patrimonio cultural ha sido abordado desde distintas perspectivas: la que aquí se presenta comienza desde su definición como un medio para la cohesión social hasta su transmisión a través de las aplicaciones móviles (apps), tecnología aprovechada por museos del mundo para difundir el arte, la cultura y diversas expresiones del ser humano que se encuentran en estos recintos y que, por distintas razones, no es posible visitar de manera presencial; gracias a dispositivos como las tabletas y los teléfonos inteligentes, la distancia se reduce y los visitantes se apropian, simbólicamente del patrimonio, a través de las apps. En este artículo, Angélica Silva revisa dos aplicaciones móviles con el objetivo de identificar cómo es que se proponen educar en el patrimonio; la primera fue desarrollada por el Museo Nacional de Historia-Castillo de Chapultepec (México) y la segunda fue elaborada en el Museo Van Gogh (Países Bajos).

El cuarto texto que presentamos en “Análisis” es “Documentación en los museos del futuro”, de Trilce Navarrete, quien expone que los museos están dando cada vez mayor acceso a sus colecciones en línea, lo que ha incrementado la atención al trabajo de documentación y ha posibilitado que los objetos puedan ser conectados de manera semántica. Estos objetos digitales en línea son bienes culturales al mismo tiempo que objetos de información, adquiriendo por lo tanto nuevas características: su valor depende de su uso y no existe rivalidad, pues su acceso y uso dependen de la tecnología como objetos o bienes públicos. Desde esta perspectiva, habilitar una documentación de las colecciones que anticipe usos y usuarios plurales requiere de una práctica de documentación sólida y una estrategia a largo plazo, donde se aprovechen los esfuerzos modularmente para ir construyendo, paso a paso, una visión de documentación completa. La función del museo del futuro incluye la generación de información diversa, de calidad y extremada riqueza para estimular a la sociedad, la economía y la cultura.

En nuestra sección “Prácticas y testimonios” ponemos al alcance de nuestros lectores la infografía “Museos de la UNAM en el tiempo”, la cual expone de una manera cronológica la creación, etapa por etapa, de la red de museos con los que cuenta nuestra Casa de Estudios. De igual manera, en esta sección presentamos el video “Trascendencia del patrimonio para las universidades”, con una conferencia dictada por la doctora Marta C. Laurenço (actual presidenta del Comité Internacional de Museos y Colecciones Universitarias – UMAC) que, al igual que el trabajo de Trilce Navarrete, se presentó  en el marco del COLOQUIO-TALLERES DE DOCUMENTACIÓN MUSEÍSTICA Patrimonio, colecciones, exhibiciones, museos universitarios, realizado del 9 al 12 de abril de 2019, en las instalaciones del Museo Universitario de Ciencias y Arte (MUCA).

Para cerrar el contenido de nuestro nuevo número, en la sección de “Reseñas” incluimos dos textos: el primero se titula “Una mirada sobre <<la definición de museo, columna vertebral de ICOM>>” de Silvana Arago Telona, quien acudió a la 25ª Conferencia General del Consejo Internacional de Museos (ICOM), del 1 al 7 de septiembre de 2019 en el Centro Internacional de Conferencias (ICC) en la antigua ciudad de Kioto, Japón. Silvana Arago tuvo la oportunidad de representar a México y presenciar las discusiones para una nueva definición de museo, donde se planteó la necesidad de actualizarla como resultado de los cambios evidentes en los museos contemporáneos, la forma en como han reinventado su misión y visión, las transformaciones de los propósitos y necesidades de los públicos, así como las adaptaciones necesarias para integrar nuevas tecnologías en sus exposiciones. En la Asamblea General Extraordinaria (AGE) de ICOM, que tenía como punto central la votación por una nueva definición de museo, se decidió ante la intensidad de los debates que la discusión se pospondría y la votación quedaría en pausa hasta la siguiente Asamblea General de ICOM en París en 2020.

Finalmente, incluimos la reseña “Modelos de inclusión cognitiva, herramienta para acercarse a los más variados públicos”, elaborada por Karla Zanabria Iturbide para dar cuenta del noveno Curso-Taller de Evaluación en Museos, organizado por el Seminario de Investigación Museológica (SIM) el pasado 31 de enero, que impartieron María del Carmen Sánchez Mora, Patricia Aguilera Jiménez y Omar Torreblanca.

Este número es un paso más para el equipo de Más Museos Revista Digital que, con gran entusiasmo, ha enfrentado desde las trincheras del Seminario Universitario de Museos y Espacios Museográficos (SUMyEM) los embates de una nueva época. La UNAM y todos los que formamos parte de ella, somos sensibles al contexto contemporáneo que supone nuevos retos y reflexiones, que demandarán nuestra vitalidad para cumplir con lo que nos toca, con aquello que nos apasiona: el quehacer en los museos.